La recogida y captación de agua pluvial

La recogida y captación de agua pluvial mediante cisternas y depósitos de agua de lluvia. La recuperación de agua pluvial consiste en filtrar el agua de lluvia captada en una superficie determinada, generalmente el tejado o azotea, y almacenarla en un depósito o cisterna.

Posteriormente el agua tratada se distribuye a través de un circuito de tubos independiente de la red de agua potable. Al igual que las aguas residuales, el agua pluvial se utiliza en usos donde no se requiere agua potable, por ejemplo lavadora, lavado de coche, aunque su uso más utilizado es el riego de jardines. El ahorro anual puede alcanzar varios miles de litros.

Ventajas de la captación de aguas pluviales

Ahorro evidente en la factura del agua. Puede suponer hasta un 80% del total de agua demandada por una vivienda.

Uso de un recurso gratuito y ecológico. Pueden recibir subvenciones en función del municipio.

Contribución a la sostenibilidad y protección del medio ambiente Disponer de agua en periodos cada vez más frecuentes de restricciones y prohibiciones Una buena instalación de recogida de agua es sencilla y, por tanto, existen riesgos mínimos de averías y apenas requiere de mantenimiento.

Aprovechar el agua pluvial tiene mas ventajas a la hora de lavar nuestra ropa; al ser el agua de lluvia mucho más blanda que la del grifo, estamos ahorrando hasta un 50% de detergente o la disminuición del efecto erosionador de las avenidas de aguas por la actividad pluvial.

Para mantener la calidad del agua de lluvia, es recomendable aislarla en tanques enterrados bajo tierra.

Sistemas de captación de aguas pluviales

La recuperación de aguas pluviales consiste en utilizar las cubiertas de los edificios como superficies captadores.

De este modo, el agua se recoge mediante canalones o tubos en un tejado o una terraza, se conduce a través de bajantes, para almacenarse finalmente en un depósito o cisternas. Este depósito puede estar enterrado en el jardín o situado en superficie en un espacio de la vivienda.

A la entrada del depósito se coloca un filtro para filtrar suciedades y elementos no deseados, como hojas. Este depósito se dimensiona en función de los usos acordados, la superficie de la cubierta y la pluviometría de la zona.

Pposteriormente el agua disponible se impulsa y distribuye a través de un circuito de tubos independientes de la red de agua potable. Los consumos admisibles o autorizados con agua pluvial son usos donde donde no se requiere agua potable: lavadora, cisterna del vater, lavado de suelos, riego, etc. Lo más práctico, fácil y barato es derivarlo para riego; se necesita un mínimo de infraestructura y se consigue, así mismo, un buen ahorro.

En muchos municipios ya existen normativas para el aprovechamiento de las aguas pluviales, con motivo de las recientes sequías y las perspectivas climatologicas a medio y largo plazo.

Ahorra con la recogida de agua de lluvia

Es sorprendente la cantidad de litros de agua que puede recogerse en un tejado.
 
¿Sabías que en Barcelona llueve, de media, tanto como en Londres?
 
Multiplica los m2 de tejado (o de superficie de recogida adecuada) por los litros de precipitación anual media de su zona y verá la cantidad de litros que puede recoger.
Aunque no puede ser del todo autosuficiente de las suministradoras, sí puede reducir sustancialmente su factura del agua.

Uso de agua pluvial

Hay muchos usos para los que no es indispensable el agua potable: riego, WC, lavadora, limpieza general…
 
Si aprovechamos el agua de lluvia, podemos ahorrar más de un 50% del importe de nuestra factura de agua. Independízate de las suministradoras!
 
Es verdad que, cuando llueve, los pantanos se llenan y no hay restricciones de agua… pero es agua que tú tendrás que pagar.
 
¿Por qué no cogerla desde el inicio?
Es buena, es tuya… y es gratis!!!
 

La calidad del agua pluvial

El agua de lluvia es mejor que el agua potable para las plantas, para la lavadora y para las tareas generales de limpieza general.
No contiene cal, por lo que tu ropa, tus flores y tus suelos la agradecen.
 
El agua de lluvia es higiénica. Numerosos estudios realizados revelan que no hay ninguna diferencia desde el punto de vista de la higiene entre lavar la ropa y limpiar la casa con agua potable o con agua de lluvia.

Sobre la captación de agua pluvial

Sistema de recuperación de agua